Wishlist: 0 items

No products were added to the wishlist!

Avda. De Europa, 14 28108 Alcobendas-Madrid
91 145 32 42

10 consejos para mantenerse a la vanguardia en publicidad digital

top 10

A medida que el marketing digital evoluciona rápidamente, ¿cómo te mantienes al frente de la curva? Desde un principio, Peter Minnium comparte 10 consejos para ayudarlo a mantenerse relevante en una industria en constante cambio. De un artículo suyo publicado esta semana en Marketingland.
Dice Peter Minnium:
Cuando comencé a publicitar, el cambio era gradual y también lo era el aprendizaje. Mantenerse al día significa mantenerse al día con las nuevas formas de utilizar las tecnologías y los medios que ya estaban firmemente incorporados en la experiencia del consumidor. Veinte años después, atraído por el dinamismo de la revolución de la publicidad digital y su promesa de llegar a los consumidores de forma más íntima y conmovedora que nunca, di el salto a la publicidad digital.
En los pocos años desde que cambié a digital, he aprendido más que en los primeros 20 combinados. Cada año nuevo trae nuevas tecnologías, nuevas formas de publicidad y la cantidad de desafíos que conlleva este crecimiento exponencial. Las herramientas y técnicas que funcionaron un año no siempre lo cortan al siguiente, y este cambio rápido me deja a mí y a mi equipo corriendo para mantener el ritmo.
Cuando me encontré con una revisión de “Una nueva cultura del aprendizaje” por Doug Thomas y John Seely Brown, me llamó la atención una frase que captura el ritmo frenético de la industria en un alivio absoluto: “La vida media de una habilidad aprendida es de cinco años.”
En las últimas tres décadas, la evolución de la industria de la publicidad se ha acelerado casi inimaginablemente. El movimiento gradual de la impresión a la radio, y luego a la televisión, ha sido reemplazado por los saltos y los límites de la era digital. Si vamos a seguir satisfaciendo las necesidades de la industria, es vital que nos adaptemos rápidamente para mantener el ritmo.
Sin importar cuánto apoyo brinden los ejecutivos, una gran parte del aprendizaje es autodirigido. ¿Cómo, entonces, nos mantenemos en la frontera? Aquí hay 10 consejos:

  1. Sé curioso:
    La investigación muestra que no solo somos mejores para aprender cosas que nos interesan, sino que también somos más receptivos a la información nueva, independientemente del tema, cuando trabajamos en algo que inspira nuestra curiosidad. Esfuércese por encontrar las partes específicas de los proyectos que despiertan su interés y lo obligan a profundizar.
    Con la práctica, podemos cultivar la curiosidad como un hábito: hacer preguntas de seguimiento e intentar pensar en problemas desde múltiples ángulos, incluso cuando estos no parezcan absolutamente necesarios para la tarea que nos ocupa.
  1. Emular:
    “Los buenos artistas copian; los grandes artistas roban “- o eso dice el refrán popular. Cuando vemos algo que funciona, ya sea una impresionante campaña publicitaria o un flujo de trabajo innovador, la replicación por sí sola arrojará pocos resultados. Cada proyecto es único, y la herramienta o técnica particular que lo hizo grande puede no ser el enfoque correcto para otro.
    Cuando nos encontramos con una presentación o campaña exitosa, nos corresponde preguntarnos qué problema se resolvió o qué desafío se superó. Al llevar esta curiosidad a soluciones efectivas, podemos comprender mejor qué piezas son relevantes para nuestro propio trabajo.
  1. Aprender de los errores:
    Los científicos descubrieron recientemente que las neuronas responsables del aprendizaje por observación son las mismas que disparan cuando experimentamos schadenfreude: placer ante el fracaso de los demás. Nuestros cerebros están conectados para aprender de las decisiones de los demás, y la patada que recibimos cuando tropiezan puede ser un incentivo evolutivo para tomar nota de dónde se quedaron cortos.
    Comprender por qué una presentación aparentemente hermética pasó por alto su marca puede ayudarnos a evitar cometer errores similares en el futuro y puede indicarnos áreas con un alto potencial de crecimiento.
  1. Mantente informado:
    Mantenernos al tanto de los desarrollos en la industria es fundamental para nuestro propio crecimiento, ya sea la charla sobre el enfriador de agua, un recurso de la empresa o un artículo independiente.
    Siempre es tentador pensar: “He aprendido lo suficiente por hoy”, especialmente en un entorno de trabajo que gira en torno a la investigación, la capacitación empresarial y la innovación. Lo más probable es que la pregunta que ha estado zumbando en tu cabeza durante semanas sea el tema de una nueva pieza de pensamiento. O tal vez es el nuevo fenómeno extraño que notó que se aborda en una columna de la industria.
  1. Esté atento
    Si bien los juegos de herramientas y las estrategias que usan nuestros competidores para seguir adelante a menudo son secretos, su impacto en el producto es visible para cualquiera que se tome el tiempo de mirar. Cada vez que nos dirigimos a la oficina o navegamos por la web durante la hora del almuerzo, estamos expuestos a los éxitos (y fracasos) de estos intentos de innovación.
    Si bien es fácil desplazarse más allá de los anuncios en nuestra búsqueda del objetivo más inmediato, tomarse un momento para preguntar por qué una determinada pancarta nos llamó la atención o un anuncio de YouTube fracasó es una parte importante del desarrollo de nuestro propio trabajo.
  1. Experimenta:
    Todos hemos escuchado: “Si no está roto, no lo arregles”. Sin embargo, la innovación se trata de superar los límites de “lo que no se rompió”.
    Es importante experimentar continuamente con nuevos flujos de trabajo y técnicas. No es necesario tirar el libro de reglas, sino agregar su propia floritura a una herramienta probada y verdadera, o incluir un nuevo enfoque en una forma convencional oject, puede ser una gran oportunidad de aprendizaje. La mayoría de estas adiciones deben tener una alta probabilidad de éxito; este es un buen lugar para “robar” una técnica exitosa, pero siempre hay espacio para la intuición.
  1. Planifique el tiempo de aprendizaje:
    Al bloquear el tiempo en nuestros horarios ocupados y establecer puntos de referencia concretos (a corto y largo plazo), podemos hacer que el aprendizaje sea una experiencia más comprometida y gratificante. Pasar media hora en su cafetería favorita leyendo la prensa especializada, reunirse con compañeros de trabajo para tomar una copa o (Dios no lo permita) una actividad grupal puede ser una buena manera de hacer que el tiempo de aprendizaje sea divertido y colaborativo. Podemos aprovechar al máximo de curiosidad habitual dedicando tiempo al aprendizaje y dándonos metas e incentivos para hacer el mejor uso de este tiempo.
  1. Sé proactivo.
    Tu jefe quiere que aprendas, probablemente incluso más que tú. Desafortunadamente, los gerentes y ejecutivos a menudo se distancian de la realidad inmediata de su equipo. Esa etapa frustrante de su flujo de trabajo, o el procedimiento que tiene a todos en la oficina rascándose la cabeza, es obvio para usted, pero puede no captar la atención de su jefe, especialmente si has encontrado una solución efectiva a corto plazo. Si tiene alguna pregunta, solicitar un módulo de capacitación, o incluso un comentario aclaratorio, podría beneficiar no solo a usted, sino a todo el equipo.
  1. Encuentra un mentor:
    Los mentores pueden ayudar a ubicar los desarrollos en una visión más amplia de la industria, no solo ayudándonos a triangular dónde estamos sino también construyendo una imagen más matizada de lo que está por venir. Además, si bien la observación por sí sola puede revelar cómo funcionan las cosas, la sabiduría de la experiencia puede comprender por qué. Programar un almuerzo con alguien que admires o pedir comentarios constructivos sobre tu trabajo puede darte una idea de las elecciones y estrategias que sirvieron a los que vinieron antes que usted, del mismo modo que puede ayudarlo a identificar las trampas que debe evitar.
  1. Conócete a ti mismo.
    Solo podemos convertirnos en aprendices verdaderamente efectivos al enfocar el mismo ojo crítico en nuestro propio trabajo que en el trabajo de los demás. Esto puede suceder antes de que comencemos un nuevo proyecto, exponiendo en qué nos perdimos en el pasado, o después de completarlo, cuando nos sentamos a considerar dónde nos destacamos y dónde nos quedamos cortos. Usar estos conocimientos para establecer metas para nosotros y para informar una estrategia de éxito en evolución es la única forma de aplicar de manera efectiva las técnicas de aprendizaje que integramos en nuestras vidas. El flujo constante de la industria puede parecer desalentador, pero hacer del aprendizaje un hábito es un paso fácil para mantener una conexión impactante con los consumidores. Recuerde, aunque la vida media de una habilidad puede ser de cinco años, la capacidad de aprender y adaptarse le durará toda la vida.

 

 

Fuente: marketingland: (https://marketingland.com/10-tips-stay-ahead-digital-advertising-232618)

Deja un comentario

36 - = 34